Historia
 
 
 
Formación de la Agrupación Lista Marrón

En la ciudad de Vicente López, más específicamente en la localidad de Munro, en los primeros meses del año 1962 se fue gestando en la seccional un movimiento interno por el descontento de muchos compañeros de fábrica, quienes reclamaban mejor asistencia.
Fue así que juntamente con Victorio Calabró (Secretario Adjunto) y Jacobo Apelhans (Secretario Administrativo) y de otros Compañeros de la Comisión Directiva de aquel entonces, comenzaron junto a Delegados de otros Establecimientos a forjar la idea de presentar una lista que reflejara los deseos de la mayoría de los Compañeros, dispuestos a trabajar para generar un cambio, con el convencimiento de saber que con el esfuerzo de todos lo lograría.
Acompañados por un número importantísimo de compañeros delegados entre los cuales mencionaremos algunos de los tantos que generosamente apoyaron este emprendimiento: Sres. Napal, Borda, Siaceta, Ormeño, García, Benítez, Leboso, Cisneros, Urquiza, Sánchez, Riera, Muller, Braga, Lucero, Trosler, Servioli, Núñez, Torres, Ríos, Reyua, Juárez, Gutiérrez y Di Natale.

En 1965 se convoco nuevamente a elecciones, en las cuales volvió a vencer la Lista Marrón, pero por mayor margen de votos que en la elección anterior, siendo sus directivos en esta oportunidad: Victorio Calabró (Secretario General), Pereyra (Secretario Adjunto), Néstor Pozzi (Secretario Administrativo), Gregorio Minguito (Secretario de Organización), Antonio Cattaneo (Tesorero), Sánchez (Pro tesorero), Ferratez (Secretario de Actas), Montero (Secretario Social) y Bueefer (Vocal).
Desde entonces, la Lista Marrón conduce los destinos de la seccional Vicente López dando siempre una muestra acabada de conducción con sacrificio y mucho trabajo, dado que nuestros compañeros en su mayoría nos han acompañado con su voto.

Hoy, esta agrupación metalúrgica mantiene el espíritu de sacrificio de aquellos compañeros que iniciaron esta Lista en el ya lejano 1962 y como en aquellos tiempos, esta agrupación se nutre de los compañeros delegados de los establecimientos que conforman esta gran seccional.
Como compromiso inalterable les decimos a los compañeros metalúrgicos de Vicente López que esta fue, es y será nuestra consigna: Trabajar por nuestros afiliados y su grupo familiar.

Con el permanente ejemplo que nos legaran los hombres y mujeres que integraron e integran esta agrupación, nos propusimos en el transcurso de estos largos años poder mantener una acción que reflejara nuestra idea. Una línea de acción dirigida a los trabajadores y su grupo familiar, en la constante búsqueda de los objetivos, y en deseo de lograr organizar acciones pensando en el bienestar de los metalúrgicos de nuestra seccional.
Nos gustaría compartir con ustedes algunos de los eventos y actos que se organizaron por esta agrupación, con la conformación a través del voto de confianza dispensado en los distintos periodos por nuestros afiliados.

Hemos ido creciendo en el tiempo con muchísimas dificultades producto de las diferentes circunstancias que vivía nuestro país. Entre tantos eventos que hemos organizado recordaremos los mas importantes, allá por 1973-1974 logramos llevar adelante campeonatos de fútbol, tanto para mayores como menores en distintas categorías siempre compitiendo entre los establecimientos de nuestra seccional. En ese entonces también pudimos llevar de vacaciones a los hijos/as de nuestros afiliados a diferentes lugares de nuestro país, como por ejemplo: Mendoza, Córdoba, Mar del Plata.

Con la colaboración de delegados y delegadas de distintos establecimientos que desinteresadamente colaboraron vendiendo rifas de casas, autos y electrodomésticos logramos juntar parte de los fondos que se requerían para llevar a los niños en micros hasta los lugares de veraneo, junto a algunos padres que también de manera desinteresada nos brindaron su ayuda para lograr los objetivos comunes que siempre nos alentaron.
También por esos años pudimos concretar la compra del edificio en donde hoy funciona nuestro sindicato con la idea de crecimiento constante con la que nuestra seccional se ha manejado durante todos estos años. A su vez junto con otros sindicatos de gremios hermanos participamos en planes de vivienda en distintos lugares, como por ejemplo junto a la CGT el emprendimiento en el campo ROSSI, en la localidad de MALVINAS ARGENTINAS, que se vieron interrumpidos por los golpes militares, como en otra oportunidad, no consiguiendo los fondos necesarios para concretar algo tan importante para poder brindar vivienda a nuestros afiliados.

Después como en tantas otras oportunidades, nos encontramos con los sucesos a los cuales nos tuvo acostumbrado nuestra patria.
Allá por 1976 se producía el golpe de estado que marcaría a fuego nuestra actividad y los destinos de todos los argentinos.
Con la prohibición de los derechos constitucionales las organizaciones como la nuestra no pudieron continuar con la tarea tanto en lo sindical como en lo social. Fueron tiempos muy difíciles que esta como otras organizaciones supimos soportar.
Con muchísimo esfuerzo logramos sostener la organización para la cual habíamos sido elegidos recorriendo los establecimientos, charlando con nuestros afiliados e incluso cobrando pese a la prohibición la cuota sindical. Sin los medios económicos tratábamos de mantenernos, pese a la persecución y el encarcelamiento de nuestros dirigentes. Así pudimos atravesar los largos años en que duro la última intervención, rogando que nunca más tengamos que vivir tanta crueldad.
En 1982 comienza una etapa de reorganización en la vida de los metalúrgicos y del país. Con el regreso a la democracia en 1984 nuestro gremio, por ende nuestra agrupación, comienza nuevamente su actividad, organizando lo que siempre supimos hacer: campeonatos de fútbol, peñas y eventos dirigidos siempre a los compañeros trabajadores, los cuales se interrelacionan creando así una amistad y compañerismo digno de trabajadores metalúrgicos de una seccional como la nuestra.

Como complemento de estas actividades, allá por agosto de1986, organizamos una jornada para los niños; contratamos al Italpark para que los hijos de nuestro afiliados pudieran disfrutar de los juegos que tanto deseaban y que no podían alcanzar. Durante largo tiempo los delegados organizando rifas, cenas, y todo tipo de alternativas que nos permitieran recaudar el dinero necesario. Junto a la comisión directiva pudimos apreciar en ese día desde muy temprano la llegada de los micros que desde distintas localidades transportaban a los trabajadores y sus hijos. Entre 5500 a 6000 llegaron dispuestos a disfrutar de un día diferente.
Con la entrega de golosinas, el transporte y el ingreso de manera gratuita pudimos todos sentir la alegría de divertirnos sanamente y en familia.
Al siguiente año tuvimos la oportunidad con la fiscalización de la federación ciclista de la zona, en la localidad de Munro, sobre la avenida Mitre, en pleno centro comercial, todo un Día con distintas categorías, disfrutamos del colorido, las vestimentas y el esfuerzo de los competidores.
Más adelante se pudo contratar las funciones de un circo en el parque Sarmiento, cercano a nuestra seccional. Durante todo un día y en distintas funciones la concurrencia de los padres y sus hijos colmaron las instalaciones para poder disfrutar de los magos, payasos, equilibristas y todas las actuaciones de los artistas del entretenimiento que nos alegro a grandes y chicos por igual.

En otra oportunidad pudimos deleitarnos en las instalaciones del Parque de la Ciudad que, del mismo modo, con micros a cargo de la seccional Vicente López, las familias de los metalúrgicos pudieron pasar un día completo con juegos, recreación y por encima de todo un día de alegría sana, cargada de paz y diversión para todos los que pudimos estar en ese lugar, con la entrega sándwich, bebidas y golosinas, aprovechando un día esplendido a pleno sol cargado de mucha ilusión.
Tiempo después nos propusimos además entregar guardapolvos para los niños en edad escolar, recepcionando a través de los delegados de los distintos establecimientos los talles correspondientes, ya sean de mujer como de varón, tratando de poder ayudar a los padres con algo, ya que los gastos que se tienen cada año para mandar a sus hijos a la escuela son muy importantes; logro éste que venimos repitiendo ya desde tiempo atrás y en un futuro si las posibilidades nos permiten trataremos de ampliar.
Como compromiso nos hemos impuesto cada año organizar también una despedida de fin de año que a veces alternamos con el día del trabajador metalúrgico para agradecer de algún modo el sentido de pertenencia que nuestros trabajadores tienen para nuestra organización, organizando un picnic a la canasta donde cada afiliado con su familia puede disfrutar de juegos inflables, payasos, entretenimiento y bailes familiares con la participación de toda la familia. Para estas oportunidades también se monta un operativo con micros en distintas localidades, entregando desde la agrupación juguetes y golosinas, procurando la felicidad de todos.

También en estos últimos tiempos luego de la crisis del 2001-2002, donde las empresas al igual que el país se vieron sumergidos en falta de trabajo, que afectaron tanto a los trabajadores como a nuestra organización sufriendo todos, y por consiguiente dificultando toda actividad que quisiéramos efectuar.
Pese a todo esto, esta organización, junto a la agrupación, igualmente sigue intentando proyectar con muchísima dificultad la entrega de guardapolvos, al organizar campeonatos de fútbol y otras actividades tratando de brindar lo máximo que estuviese a nuestro alcance.
Con los cambios que se fueron produciendo en el país nos encontramos que comenzamos a recuperar el movimiento de la actividad productiva. Lentamente se puso en marcha y con ello notamos mejoras en los establecimientos, los cuales incorporaron mas personal y, salvo algunas excepciones, la rueda de la producción se puso en marcha. Con todo esto nosotros retomamos los proyectos que temporariamente habían quedado en suspenso; así, pues, comenzamos la reforma de nuestra clínica Mariano A. Crespo.

En Munro los servicios de la salud necesitaban un gran cambio, y nuestros trabajadores y su familia merecían contar con uno mucho mejor. Cuando tuvimos que producir el cierre de la clínica Augusto T. Vandor, de la localidad de Tigre, y la clínica Maternal San Fernando de esa localidad, nos propusimos que en la medida que se pudiera, todos nuestros esfuerzos estarían concentrados en poder brindar a nuestros afiliados las mejoras que mencionábamos anteriormente. Comenzamos a trabajar reformando a nuevo los consultorios de Munro, ampliamos las instalaciones con miras de contar con mas especialidades, cedimos el salón de actos que teníamos en el primer piso logrando ampliar el sector de traumatología brindando hoy mayor y mejor atención a discapacitados como a los afectados que en gran cantidad precisaban rehabilitación.
Dicho proyecto nos demando una inversión muy importante.
Luego de un tiempo en el cual ocasionamos algunas molestias, con el objetivo de poder realizar la obra sin el cierre de la clínica, contando para ello con la comprensión de nuestros afiliados, y con el esfuerzo de todos, pudimos reinaugurar nuestra querida Clínica Mariano A. Crespo. El objetivo fue cumplido con gran satisfacción.

En razón de haber cedido nuestro salón de actos , nos vimos en la necesidad de buscar un lugar donde realizar nuestros congresos, como también otras actividades que desde algún tiempo veníamos pensando, relacionadas con lo cultural, social y fundamentalmente con la capacitación para nuestros delegados.
Como con las anteriores acciones y luego de buscar un lugar apropiado, compramos un local cerrado que estaba cerca de nuestra seccional. Proyectamos la reforma necesaria para adecuar el lugar a nuestras necesidades. Hoy podemos comentar que ya hemos inaugurado nuestro salón de actos y actividades socio culturales con el objetivo de brindar a nuestros afiliados, como así también a la comunidad de Munro, un espacio digno y moderno, que cuenta con lo necesario, tanto en espacio como en infraestructura, para reuniones, aulas de capacitación y gimnasio, donde también funciona nuestro centro de Jubilados Metalurgicos de Zona Norte, los cuales se reúnen y desarrollan sus actividades, siendo el orgullo de esta Comisión Directiva.
Junto con estos proyectos también nos propusimos otra obra que por muchísimos años anhelamos y que por las mismas razones que lo anterior debimos postergar durante largo tiempo, cuando compramos los campos de López Camelo la intención era construir un camping en nuestra seccional para que nuestros afiliados contaran con instalaciones propias y no depender de los que U.O.M.R.A. ya tenia en distintos lugares.

En los últimos tiempos renovamos el proyecto, salimos a buscar dentro de la zona de influencia de Vicente López un espacio lo suficientemente amplio como para que contáramos con todas las comodidades necesarias. Luego de una larga búsqueda, logramos la compra de un predio hermoso de alrededor de ocho hectáreas con bellísima arboleda, en la localidad de Manuel Alberti, en el partido de Pilar, estación esta que pertenece a la línea correspondiente al ferrocarril M. Belgrano Norte. En este lugar funcionaba un establecimiento que se dedicaba a la cría de caballos de polo. Encargamos el proyecto y el diseño de lo que en un futuro muy cercano seria el lugar de esparcimiento donde los metalúrgicos de Vicente López y su familia podrían contar con las mejores comodidades, para pasar días de descanso merecido después de su trabajo cotidiano.
Para esto construimos vestuarios cómodos para hombres y mujeres, con baños y duchas, los que además cuentan con servicio medico necesario para su funcionamiento.

Al lugar lo dividimos en tres grandes fracciones, una donde funcionara todo lo referido a los deportes: canchas de fútbol, paddle y un polideportivo techado donde se puede realizar babi fútbol, volley, básquet y cualquier disciplina que se considere.
En el centro ya se inauguro además de los vestuarios el sector de piletas. Se construyo una hermosa piscina amplia la que cuenta con un sector de poca profundidad exclusiva para niños, y otra para mayores. El espacio se encuentra parquizado, contando con la privacidad necesaria para la familia.
Se construyeron parillas en cantidad suficientes para que los afiliados puedan disponer cada uno del espacio para preparar su asadito.
Se modifico el ingreso al lugar, para mayor comodidad y además por seguridad, para la gente que concurre al mismo como para la que controla el ingreso, ordenando los vehículos en el estacionamiento, dándoles una orientación a los visitantes.

Como proyecto de ejecución futura construiremos un quincho con capacidad para 600 personas sentadas destinado a eventos, ya sea organizada por el gremio como también para actuaciones de números artísticos pensando en una manera más de generar actividades sociales para la familia metalúrgica.
El mismo contará con una cocina amplia con salida a ambos costados para poder brindar atención a los concurrentes.
Contaremos en el futuro además con un espacio destinado a los afiliados que quieran instalar carpas en un espacio determinado. Los acampantes podrán tener todas las comodidades, procurando que la estadía sea segura y placentera.

Como en aquel entonces y hoy nos preocupamos por servir y no por ser servidos. Siempre hemos procurado que nuestros afiliados y su grupo familiar reciban de todos nosotros lo mejor. Estamos convencidos que la única menera que los afiliados nos respalden es comprobando que las obras que se realizan son en pos de hacer sentir a los trabajadores metalúrgicos de la seccional Vicente López cada día más identificados con esta frase: Mejor que decir es hacer y mejor que prometer es realizar.
 
 
 
  UOM Seccional Vicente López
Cornelio Saavedra 2558 | Munro | Buenos Aires | Argentina Tel.: 4762-1677 / Tel.: 4762-2308
e-mail:
recursos@arnet.com.ar
 
Home